Por Evangelina Fis en Calidad de Datos Gobierno de Datos Slider

A menudo confundida con la gestión de la información, la gobernanza de datos contempla los diferentes procedimientos y políticas que se ponen en marcha con el objetivo de garantizar que los datos de una empresa sean precisos y estén adecuadamente administrados en todo su ciclo de vida, es decir, desde su ingreso, almacenamiento y acceso hasta su eliminación.

Aunque contar con una política de data governance tiene numerosos beneficios, muchas empresas aún no saben cómo hacerlo o demoran su implementación.

En este artículo, explicamos cuáles son las mejores prácticas para desarrollar una metodología de gobierno de datos efectiva.

Por qué es importante la gobernanza de datos

En la era de la información, la gestión adecuada de los datos es la llave que abre las puertas al éxito del negocio. Solo aquellas firmas que logren gestionar de manera correcta sus datos alcanzarán un buen rendimiento de negocio y se mantendrán competitivas.

Ahora bien, para conseguir una administración eficaz, los registros deben ser gobernados adecuadamente. ¿Qué implica esto? Que es necesario establecer un grupo de principios y prácticas que aseguren la calidad, la integridad, la seguridad y la disponibilidad de la información.

Determinar un marco de gobernanza de datos implica, entonces, elaborar una estructura organizada en la cual se definan las responsabilidades y los procesos necesarios para garantizar un uso adecuado de la data y promover su democratización.

Al contar con una política de gobierno de datos, las empresas pueden:

  • Tomar decisiones precisas y confiables, respaldadas por información sólida
  • Garantizar el cumplimiento normativo
  • Mitigar el riesgo de uso inadecuado de la información, la exposición de datos sensibles y las brechas de seguridad
  • Crear un base de datos confiables y de calidad
  • Mejorar la productividad
  • Impulsar la innovación
  • Reducir costos y optimizar recursos

7 mejores prácticas para lograr una estrategia de data governance efectiva

Aplicar una política de gobierno de datos apropiada es clave para garantizar la calidad de la información, desbloquear el potencial que posee y obtener ventajas competitivas en el mercado.

Pero, ¿cómo desarrollarla? A continuación, compartimos algunas de las prácticas recomendadas para alcanzar este objetivo.

  • Pensar a gran escala y poner a las personas en primer lugar

Si nunca has implementado este tipo de iniciativas, es importante que sepas que el gobierno de datos combina personas, procesos y tecnologías.

Aunque es necesario tener en mente siempre el panorama general, hay que empezar por las personas. Una vez definidos los equipos, las responsabilidades, objetivos, habilidades y capacitaciones, se empiezan a construir los procesos y, por último, incorporar la tecnología.

Respetar este camino es fundamental, ya que, sin las personas adecuadas, es difícil crear los procesos necesarios para la implantación técnica de la gobernanza de datos. Una vez que los recursos humanos adecuados están involucrados, podrán construir procesos y orientar sobre las herramientas tecnologías necesarias para el proyecto.

  • Conocer todos los datos y organizarlos

Al iniciar un proyecto de data governance en una organización, se debe comenzar por conocer el alcance de todos los datos que se tienen y dónde se encuentran exactamente.

Es necesario tener en cuenta todos los datos, incluidos los metadatos y los datos no estructurados obtenidos a través de diferentes herramientas, porque alcanzar una práctica eficaz de gobernanza es difícil cuando no se tiene el panorama completo.   

¿Ya conoces el origen, la ubicación, las categorías y la criticidad de todos los datos? Es hora de organizarlos, sistematizándolos en función de su nivel de sensibilidad, las políticas vigentes y el contexto empresarial, estableciendo una única fuente de verdad.  

Disponer de una estructura organizativa de datos clara sienta las bases para una buena organización de la información.

  • Analizar la evolución de los datos durante todo su ciclo de vida

Una estrategia de data governance efectiva sigue el rastro de la información en cada una de las etapas de su desarrollo, a través de diferentes políticas que impactan sobre las fases de adquisición, almacenamiento, transferencia y eliminación.  

Los responsables de la política deben dividir el proceso de gobierno de datos en diferentes pasos, a fin de ver cómo interactúan entre sí y crear una estrategia cohesiva que abarque toda la organización.

Por otro lado, para garantizar que los procesos se ejecuten de forma correcta y detectar y rectificar cualquier violación desde la fuente, es fundamental establecer la propiedad o los administradores de los datos en cada etapa del ciclo de vida de los mismos.

  • Priorizar la privacidad y la seguridad de los datos

La privacidad y la seguridad son dos cualidades imprescindibles para los datos. Por eso, a la hora de crear una política de gobernanza efectiva deben ser la norma y no la excepción.

Para garantizar la privacidad, es necesario establecer controles sobre las políticas de confidencialidad. Solo así es posible garantizar el cumplimiento de la normativa vigente y proteger los datos sensibles.

En lo que respecta a la seguridad, la clave es aplicar controles que reduzcan los niveles de riesgo y que, al mismo tiempo, permitan que la empresa funcione con normalidad.

  • Establecer métricas para medir el progreso de la iniciativa

Lo que no se mide, no se puede mejorar. Por eso, así como sucede con otro tipo de proyectos, para lograr el éxito en materia de gobernanza de datos es preciso establecer mecanismos y métricas para supervisar, evaluar y optimizar los procesos.

En este punto hay que considerar dos cuestiones principales. En primer lugar, es clave asegurarse de que las métricas utilizadas indican claramente el rendimiento de las políticas de data governance.

En segundo lugar, no se trata de medir por medir. Las mediciones deben servir como puntos de control de los procesos, mostrando los cambios generales a lo largo del tiempo, a fin de lograr que sean prácticos y eficaces.

  • Implicar a toda la organización

El gobierno de los datos es una cuestión que debe involucrar a toda la empresa.  Tanto si se opta por una estructura centralizada como si se elige una arquitectura descentralizada en el programa de gobernanza, es fundamental contar con responsables de datos en toda la organización.  

Ellos asumen la responsabilidad de la información en sus respectivas áreas, asegurando que las prácticas se implementan de manera adecuada, resolviendo inquietudes y comunicando el impacto del programa.

  • Considerar que la gobernanza de los datos es un proceso continuo

Si lo pensamos en términos deportivos, la estrategia de data governance es una maratón, no un sprint. Esto quiere decir que, lejos de ser una iniciativa que busca resultados rápidos y puntuales, es un proyecto que busca resultados a largo plazo.

La gobernanza de datos es un proceso continuo e iterativo que consta de muchos subproyectos e hitos. Hay que empezar con pequeños proyectos piloto e ir incorporando lo aprendido a través de ellos para construir procesos más amplios y exhaustivos, a fin de introducir cambios sustanciales en la organización.

En Data IQ estamos listos para ayudarte a establecer la estrategia de gobernanza de datos que tu empresa necesita. Aguardamos tu mensaje.

Hablemos

¿Interesado en
potenciar tu negocio?

Aprovechá el máximo potencial de tus datos para mejorar los procesos de negocio.

¡Trabajemos juntos!